Firmo




Porque los seres humanos, no son cosas

Porque no pueden ser , vendidos, cedidos, o alquilados,

Solicitamos del Consejo de Europa que asuma el compromiso de prohibir la maternidad subrogada.

La maternidad subrogada es una forma de explotación de la mujer. Supone además, considerar a los hijos como productos que pueden ser encargados a cambio de dinero, concebidos y apartados de su madre. Rompe el vínculo materno filial y legaliza el tráfico de seres humanos.
La maternidad subrogada es contraria a la legislación europea y a las normas internacionales, en particular La Declaración de los Derechos del Niño, (1989) la Convención para la eliminación de la discriminación de la mujer, (1979) la Convención sobre la adopción (1967 y 1993) la Convención sobre la trata de seres humanos (2005) y sobre Derechos Humanos y Biomedicina.
Por los motivos expuestos, solicitamos:
  • Que la Asamblea Parlamentaria del Consejo de Europa, de acuerdo con el Artículo 65 de sus normas de procedimiento, condene todas las prácticas de maternidad subrogada por su carácter de actividad incompatible con la dignidad y los derechos de los ciudadanos.
  • Que solicite a los Gobiernos de los Estados Miembros de la Unión Europea la elaboración de normas que prohíban la práctica de la maternidad subrogada en Europa.
  • Que el Tribunal Europeo de Derechos Humanos, garantice los derechos de las madres y de los nacidos a causa de la maternidad subrogada y condene esta práctica como contraria a los Derechos Humanos
Los Derechos Humanos deben ser defendidos de las nuevas amenazas que se presentan. Europa debe ser un ejemplo que promueva la abolición universal de la maternidad subrogada ya que las mujeres gestantes y sus hijos, no pueden ser tratados como productos.